Fotos: Veronica Alessi / Duccio Lucchesi
Fotos: Veronica Alessi / Duccio Lucchesi
Fotos: Veronica Alessi / Duccio Lucchesi
Fotos: Veronica Alessi / Duccio Lucchesi
Fotos: Veronica Alessi / Duccio Lucchesi

Ascención

Sucedió en Guatemala, en un destacamento militar llamado Sepur Zarco, situado entre Panzós, Alta Verapaz y El Estor, Izabal. Sucedió en los años ochenta, en medio de nuestra cruel guerra de los treintaiséis años.  El Ejército de Guatemala secuestró a un grupo de mujeres para hacer de ellas sus esclavas y durante días y noches las violó, además de obligarlas a cocinar, lavar, y hacer todo tipo de tareas. Treinta años después, las mujeres Q’eqchies,  las sobrevivientes, llevaron a juicio a los máximos responsables de estas agresiones.

 

Durante el juicio llevaron perrajes[1] para cubrir sus rostros por miedo a represalias. El día que ganaron el juicio, se descubrieron en señal de victoria. Habían ganado un juicio histórico, logrando condenas de 120 años para  Steelmer Reyes Girón y 240 años para Heriberto Valdez por delitos contra deberes de la humanidad en su forma de violencia y esclavitud sexual.

 

Ascensión es un performance hecho en privado en la iglesia de Chiesa di San Matteo, Lucca. Un homenaje a las mujeres Q’eqchies, a su lucha, a su valentía. El perraje de 10 metros fue elaborado a mano por mujeres mayas guatemaltecas para la ocasión.

 

Agradecimiento especial a Moni Oseida por la ayuda en a realización del proyecto.
Fotos: Veronica Alessi / Duccio Lucchesi

 

San Matteo, Lucca, Italia. 2016.

[1] Rebozo, chal o manta. Forma parte indispensable de la indumentaria femenina Maya. Tiene diversos usos como: cubrir la cabeza, colgar un niño en la espalda o como abrigo. En cada pueblo los perrajes se usan de diferente manera.