Fotos: Marco Nari
Fotos: Marco Nari
Fotos: Marco Nari
Fotos: Marco Nari
Fotos: Marco Nari
Fotos: Marco Nari
Fotos: Marco Nari
Fotos: Marco Nari
Fotos: Marco Nari

La Siesta

Cada 46 minutos hasta 31 al día.
Esto, multiplicado por ocho.
Por cada una que denuncia siete guardan silencio.

Hora tras hora, día tras día, en Guatemala y en todos los países alrededor del mundo, se dan casos de violencia sexual. La sumisión química o violación silenciosa es sólo uno de los métodos. Introducir medicamento en una bebida sin que la víctima se dé cuenta para luego violentarla sexualmente sin que pueda oponer resistencia.

En España, recientemente se logró crear un protocolo para evitar que estos crímenes queden sin castigo. En Guatemala, las violaciones sexuales, en general, siguen teniendo uno de los más altos índices de impunidad.

Caigo bajo un sueño profundo luego de tomar 10ml de un medicamento hipnótico utilizado comúnmente para realizar violaciones silenciosas. Dos hombres me despiertan violentamente del sueño, tirándome a la cara una cubeta de agua fría.

Curaduría: Eugenio Viola y Angel Moya García
Fotos: Marco Nari
Obra parte del Festival de Performance Sui Generis.

(Iglesia San Mateo, Lucca, Italia. 2016)